Entrevista en Rok Sound: "HIM - The Art of Drowning"




HIM – ESA SENSACIÓN DE HUNDIMIENTO


Traducción: Irene HIM Spain

Entrevista: Robyn Doreian – Photos: Nigel Crane


Ville Valo sería un huésped encantador en una velada real. Resplandeciente con su chaqueta de smoking, podría hablar de arte con el Príncipe Carlos, fumar con el Príncipe Harry, abrir la puerta a la Princesa Anne y negociar reyes en el ajedrez con el Príncipe Philip. Su voz, conducida por una ciruela de plata situada al final de su garganta, hace sonar a la Reina positivamente común. Y después está su risa: suena a caballo al estilo del Grand National. Sin embargo la noche se puede venir abajo, cuando Valo, durante un momento para refrescarse, derrama un aperitivo en el regazo de la Condesa de Wessex. Pero nadie parece conocer los atributos caballerosos de Valo. Tan solo es porno y dildos, Los Ritos de Urano y correas, nalgas, a cuenta de la tienda de su padre de juguetes para adultos en la capital de Finlandia, Helsinki.


“Ha sido un asunto interesante y fácil,” dice Valo de la incansable línea de preguntas al respecto, “especialmente para los ingleses que son un poco reservados cuando se trata de pornografía. Tan solo trabajé en la tienda de mi padre durante un par de semanas, y no tiene nada que ver con escribir canciones. No escribo sobre mi paquete, escribo sobre mi corazón.”


El frontman de HIM, Ville Valo, se describe a si mismo como “una complicada pieza de masculinidad”. Este chico de 26 años es un producto de Helsinki, donde el frío extremo lleva a la población masculina a revolcarse en un romanticismo sensiblero y a los metrosexuales a llorar en su cerveza. La música de HIM ha llegado a ser la banda sonora para los “idiotas miserables enamorados”. Pero es la pasión lo que mueve la vida de Ville Valo: interminable, desbordando los depósitos.


“Tan solo soy un chico joven intentando encontrar mi sitio en este mundo loco,” dice. “Todos pasamos por relaciones, y es por eso por lo que yo escribo sobre ellas. Hasta ahora, todo en mi vida ha estado girando en torno al amor. Esa es mi manera de ver las cosas, a través de unos cristales rosas. No es necesariamente lo que me hace feliz, pero es la única razón por la que me levanto cada mañana.” En su juventud, Valo tenía otra pasión: la pintura. Mostrando ser una promesa considerable, él fue a la escuela de arte. Aunque volvió a los lienzos el año pasado, no ha cogido un pincel en mucho tiempo, prefiriendo canalizar todas sus energías en la música.


“A quién no le gusta el arte?” dice. “ Yo no soy un profesional en ese sentido, pero soy una persona visual. Digamos que me gusta más la estética que el arte. Algunos tíos piensan que por admitir que te gusta la estética y lo visual por eso eres gay. No se trata de sexualidad: se trata de liberar tu mente. La música es como una pintura de sonido, y es por eso por lo que me considero bueno en ello. Valoro esa cualidad en mi y quiero apreciarla, antes que llegar a ser un actor o un pintor mediocres. Con suerte llegaré a ser un buen compositor algún día.”

Puedes echar la culpa a Elvis Presley de su amor por la música. Cuando tenía 2 años, Valo recuerda haber visto a un imitador de Elvis actuando en una fiesta familiar. Cubierto con un mono blanco con diamantes de imitación, su repertorio incluía ‘Heartbreak Hotel’ y ‘(Let Me Be Your) Teddy Bear’, dejando una impresión duradera en el joven finlandés.


“Así es como me introduje en la música,” dice, “Cogí los bongos de la librería y empecé a golpearlos. Mis padres vieron mi entusiasmo y me apuntaron a música en la escuela, y he estado tocando desde entonces. “Si tocas ‘Love Me Tender’ lloraré”, añade. “Esa canción desbloquea algo en mi corazón que hasta ahora nadie ha sido capaz. Y eso es suficiente. No tienes que analizarlo, y eso es lo que lo hace tan bonito. Esa canción tiene más fuerza que 666 latas de Red Bull – te da ese empujón en el culo.”


Valo siempre se ha referido a HIM (que lo completan Gas a la batería, Burton a los teclados, Migé al bajo y Linde a la guitarra) como una señal que apunta al rock de los 70. En lo que respecta a las influencias del rock gótico, es abiertamente honesto en cuanto a sus orígenes. “Somos como una tarjeta de visita con sonido de Black Sabbath,” dice. “Empezamos por ellos y por grupos como Led Zeppelin. Queremos que la gente, especialmente la gente joven, sepa que lo que nosotros estamos haciendo con HIM no es original. Tan solo estamos intentando hacer un nuevo coctel y numerar los ingredientes.”


Pero cuando se trata de grupos contemporáneos, Valo no es un admirador. Hay muy pocos grupos que admitimos que nos gusta, pero a Type O Negative los valoramos mucho. Los acredita como responsables de introducir un concepto en el que combinan doom, melodías exuberantes y sentimiento. El problema es que Valo nació en la época equivocada, es un corazón lleno de amor de los 70 atrapado en un cuerpo roquero de 2003.

“Hoy en día la música está llena de odio y egoísmo,” dice, “y no lo puedo aguantar. No puedo escuchar a Korn o a Limp Bizkit o cualquier mierda de esas. Prefiero escuchar a Cat Stevens porque es lo que me llega al corazón. Debo estar pasado de moda en lo referente a la música, pero ese es el único estilo que me pone la piel de gallina. No quiero vivir en un mundo donde pagas quince libras para oír a un idiota lleno de tatuajes quejándose de sí mismo. La música ha llegado a ser como el McDonald’s. Te la comes y la cagas. Eso es una desgracia.”



BARCOS EN LA NOCHE


Antes de formar HIM en el 95, Valo tocaba el bajo y la batería en bandas con estilos variados, del grindcore al reggae. Mientras perfeccionaba sus habilidades musicales y formulaba ideas para un grupo estilo Sabbath, heavy, oscuro y melódico, escuchaba lo tradicional y black metal. Incluso ahora tiene una debilidad por la música extrema.

“Me encantan la primera época de Entombed,” dice, “también me gusta la primera época de Carcass, Napalm Death, Dark Funeral y Cradle Of Filth. Siempre he escuchado cosas así. El Rock and Roll es sobre el culto a Satán y opuesto a las reglas, incluso si vives como un pingüino. Soy tu roquero tipo. Crecí con Freddy Krueger y Jason Voorhees y escuchaba Black Sabbath y Iron Maiden, y eso llega a ser una parte muy importante de tu personalidad. Nuestra canción ‘Your Sweet 666’ es más un tributo a Led Zeppelin o a la canción de Iron Maiden ‘The Number Of The Best” que a algo realmente malo.”


En el escenario, Valo es carismático como si fuera un lagarto en un salón, pero ser el frontman es algo que nunca planeó. “Tengo una relación amor/odio con actuar,” dice. “Estaba muy nervioso cuando tenía que cantar en la escuela, y nunca me atreví a hacerlo, y entonces de repente, emergió el pequeño ególatra que había en mí.”. Ocurrió cuando escuché ‘Angel Dust’ de Faith No More y ‘Nothing’s Shocking’ de Jane’s Addiction. Las personalidades de Mike Patton y Perry Farrell me intrigaron, y pensé en intentarlo. Pensé que si lo intentaba con el empeño suficiente, yo también podría hacerlo, y hasta ahora, ha estado funcionando bastante bien.”


En términos de ser un frontman, Valo tiene claro las características que se deben tener. Con Robert Plant situado muy alto en la lista, es Iggy Pop el señalado como icono del rock de los 70.

“Como un personaje él está ahí.” Dice. “Es como una pieza de arte. Yo le he conocido en persona y además es un caballero. Después de todas las locuras que ha hecho, todavía está haciendo buena música, pero debe haber algo equivocado en mi al estar fascinado con toda esta música vieja.”


¿Qué cualidades debería tener un dios del rock? “Ingenio,” dice, “y la habilidad de hacer acrobacias verbales. Incluso no es imprescindible que tengan una buena voz: depende de lo que tu quieras. Me gustan esos chicos que son visualmente perfectos, pero entonces otra vez, también me encanta gente como Neil Young, que tienen algo que decir. Y respecto a mí, no soy muy original, ya que nunca he querido ser una estrella del rock.”

“Yo quería ser músico y tocar música,” continúa. “ Los coches más rápidos, las tetas de silicona, dinero y montones de cocaína están muy bien, pero no son necesarios. No me hacen feliz. La música me hace feliz. Los músicos son como los adictos, en el sentido en que empiezan a tocar música para mantener su ritmo de vida, pero yo hago todo lo contrario. Puedes quitar a todas las chicas guapas y los coches, pero no quites la música. Si me volviera sordo probablemente me suicidaría.”


Mientras el elegante Valo puede vagar por las agitadas calles de Londres, en Europa el escenario es distinto. Los discos de HIM fueron número 1 en Finlandia, Alemania y Austria, convirtiendo a HIM en una auténtica celebridad, habitual en MTV y en las cubiertas de las revistas. Él no puede decir con precisión en qué momento se dio cuenta de que era famoso en su ciudad natal.

“Cuando alguien me pagó la primera cerveza,” dice, “y así ha sido desde entonces. Esa es la razón por la que las estrellas de rock son tan ricas. No es por los enormes acuerdos publicitarios o por los adelantos de las compañías discográficas, todo consiste en la cerveza gratis. Las buen as viejas estrellas del rock son alcohólicos en toda regla, y ahorras mucho dinero si no tienes que comprar bebidas. Eso es por lo que yo tengo la posibilidad de conseguir un pequeño apartamento en Helsinki; porque mucha gente me compra Jack Daniel’s y Coca Cola.”


Él no analiza qué representa eso para la clientela habitual del bar, pero de buena gana acepta las bebidas.

“Yo no pienso en cosas así,” dice, “como si te jode completamente. Mi paquete sigue siendo tan pequeño como habitualmente. Todavía tengo granos, todavía me limpio mi propio culo, todavía no tengo carnet de conducir y todavía vivo en un jodido apartamento de mierda con bolsas de basura cubriendo las ventanas, nada ha cambiado.”


Acompañando a las ventas de discos alrededor de todo superiores a dos millones de discos hay una legión de babeantes fans: la mayoría femeninas, pero a pesar de que Valo es de reputación liberal y lasciva, rara vez recibe peticiones extrañas.

“Una chica me preguntó que si podía ser mi ‘groupie’ durante la noche,” dice, “pero entre el grupo, no usamos la palabra ‘fan’, usábamos la palabra ‘barco’. Nosotros consideramos que HIM es el puerto hacia el que navegan de vez en cuando.”

¿Qué tipos de barcos atraeis – el QO2?

(Risa de caballo) “Vamos a decir que ellas son más como el Titanic,” dice Valo. “Saben a dónde van, pero el desastre te puede golpear durante el camino.”

¿Algunos botes de salvamento?

“Vamos,” se ríe, “Montones de gente viajan para vernos y se saben las letras y están metidos en la música. Me siento afortunado de que tango gente esté tan metido en HIM y aprecio lo que hacen. Yo también soy admirador – un gran barco. Me encanta entrar en los grupos. Me gusta navegar a diferentes puertos como Black Sabbath. El hecho de que seamos sus teloneros en Europa es lo más grande de la tierra. Ozzy ha hecho muchas cosas buenas por mí. Hizo que quisiera ser música y desde entonces he estado en el lado correcto del camino equivocado, pero no quiero conocerlo. Me cagaría y me haría pis en los pantalones por el suelo y me comportaría como un gilipollas.”


Con la cara de Valo ocupando todas las revistas europeas, a los ‘barcos’ no les gustaría nada más que orientar sus prismáticos a la ventana de su habitación, para periodos de prolongado ‘voyerismo’. Pero el frontman insiste en que ni se plantea un reality soy como ‘The Osbournes’.

“Mi vida es bastante aburrida,” dice. “Podrías grabar el programa y repetirlo una y otra vez. Esto sería lo que verías: a mi posiblemente haciéndome una paja, escuchando algo de buen rock, cogiendo mi guitarra, haciéndome una taza de café, quizás dándome una ducha una vez a la semana y yendo al pub loca. Hemos sido bendecidos con la oportunidad de viajar a través del mundo, y cuando estamos de gira, pasan muchas más cosas que cuando estoy en mi casa, trato de ser lo más normal posible. Trato de lavar mis propios platos, sacar la basura, y limpiarme el culo, porque de gira – especialmente en las promocionales – estás muy bien cuidado. Todo el mundo se preocupa de tus necesitados, y es jodidamente horrible. Lo mejor que podrían hacer las compañías discográficas por los grupos es dejar que vayan solos a los hoteles y a sus habitaciones y dejarles pagar su propio desayuno.”


Así que los grupos se comportan como bebés grandes.

“La mayoría de ellos lo son y no son tan grandes incluso,” dice. “No estoy hablando de su música, si no de su modo de vida. Vengo de una familia de clase trabajadora y respeto el hecho de que el dinero no crece en los árboles y que necesitas trabajar para ganarte la vida. No se supone que haces música porque quieres montones de coca cola y follar. He conocido a gente que piensa que Kate Moss nunca se ha limpiado su propio culo.”

¿Se lo limpiarías tú?

“No. No,” dice. “¿Por qué debería hacerlo? Ya tengo mi propio culo para cuidármelo, y eso es suficiente.” (Risas)



ALCOHÓLICO DIVINO


A pesar de las críticas de Valo a cerca del estilo de vida de ‘volver a los pañales’ de los famosos no es reacio a la satisfacción propia, y su entusiasmo por el alcohol y la nicotina le precede.

Cuando habla de la legenda de Elvis, no puedes dejar de preguntarte si se dirige hacia un camino de destrucción similar.

“Todavía estoy,” dice. “Estoy intentando deshacerme de ello, pero es muy difícil. Todo el mundo se destruye a si mismo durante un determinado periodo de su vida y yo considero que eso es completamente normal, pero si tu estás en la carretera eso puede ser bastante peligroso. He estado en esa carretera durante los últimos 10 años y todavía estoy vivo. Todavía me reconozco cuando me miro en el espejo, pero comprendo lo estúpido que soy. Mucha gente no lo hace.”


Valo declara que ha estado “bañándose en alcohol durante los últimos siete años”. Lo atribuye al prolongado mal de amores, pero también reconoce que la bebida no es puramente recreativa. “Es en definitiva un modo de vida,” dice, “pero eso es lo que tienes que hacer. No quiero vivir una vida protegida en ningún sentido, pero no alardeo de ser más duro o más salvaje que los demás. Hago lo que quiero, y eso es hacer música y poner toda mi energía en el grupo, antes que beber. Esa es la diferencia entre otros muchos y yo.”


¿Has considerado que pudieras ser un alcohólico?

“Sí, claro,” dice. “Cada día. Sí, venga vamos. Si, claro, lo soy pero no me preocupa. Todavía tengo buen aspecto.”

¿Entonces no bebes Jack Daniel’s para desayunar?

“No. No,” dice. “Nunca hago esa mierda. Hace poco le conté a alguien que la razón por la que bebo es porque escribo mejores letras cuando tengo resaca. No bebo para estar de fiesta, bebo para tener la jodida resaca y que así me pueda sentir tan mal como para escribir letras. Todo está relacionado con el trabajo.


“Estaba mintiendo cuando decía que no me baño muy a menudo,” continúa, “Me baño a diario. Tan solo estaba pasando por una fase en invierno en la que no quiero hacer nada, asearme o bañarme. Escribo mis mejores letras en la bañera cuando estoy con resaca. Permanezco allí, transpirando la mierda, puedo estar allí durante horas, simplemente escribiendo, leyendo revistas porno, escuchando música. Es bueno para mí.”


Declarado hombre de cerveza y de Jack Daniel’s, Valo recuerdo una desagradable experiencia con la Absenta hace dos años.

“Fue en Praga,” dice, “y me bebí una botella de absenta pura, sin azúcar o sin rebajarla. Estaba en tan mala condición después de eso que no podía ni escribir. Temblaba demasiado para poder hacer nada. Tenía escalofríos, vomitaba y me cagaba por todos sitios. Realmente necesitaba una mamá que me limpiara el culo y me cambiara los pañales. Considero que la Absenta y el Coñac son venenos para mí.”


Su otro veneno son los cigarrillos, Malboro Lights para ser más preciso. Al frontman nunca le falta una cajetilla, y confiesa fumar 80 al día. Tal es su adicción que es de ese tipo de fumadores que se levantaría en mitad de la noche, encendería un cigarro y le volvería a dormir.

“Soy muy nervioso,” dice. “Soy realmente tímido. Esa es la razón por la que bebo y fumo. No puedo mantener una conversación sin fumar. Los cigarrillos me dan confianza. No sé ni cómo ni por qué pero pasa. No es porque piense que es muy ‘cool’ o porque Keith Richards lo haya estado haciendo durante años, tan solo soy nervioso, eso es todo.”


Los viajes en avión no son problemáticos y él aprueba a los fascistas del tabaco americanos en los viajes a Los Angeles, lo que significa que baja a 40 diarios. Pero todos los abusos se suman a una cosa: la falta de auto-bondad.

“Sí. Sí.” Dice. “Ese es el problema. Aparte de las pajas ocasionales, me odio a mí mismo. No quiero morir. Todo el mundo se odia a sí mismo, pero la vida trata de odiarse a uno mismo y con suerte, un día, te mirarás en el espejo y te gustarás a ti mismo. Si hay amor que dar, lo he dado en la dirección equivocada. Me lo debería recordad a mí mismo de vez en cuando.”


Adornado con numerosos tatuajes incluyendo el heartagram y su tatuaje que le cubre todo el brazo al estilo William Morris, una adicción que Valo nunca revelará es la necesidad continua de tatuarse: un trabajo de todo el cuerpo.

“Ya me lamento de mis tatuajes,” dice. “Me gustaría estar en un estado virginal o no haberme hecho nunca ningún tatuaje o piercing, o no haber fumado un pitillo o haber bebido cerveza. Pero eso ya no es posible. ¿Qué se puede hacer? Estoy jodido.”

No lo dice en serio. Tan solo le falta el aliento.



10 views0 comments